Cuando vamos a comprar un electrodoméstico para nuestro hogar solemos fijarnos en suprecio, potencia, tamaño, diseño, pero pocas veces suele tenerse en cuenta su consumo
eléctrico. Es esencial fijarnos en la etiqueta energética que por ley deben llevar todo este tipo
de aparatos. Los electrodomésticos A+++ son los que menos consumen. ¿Quieres saber por
qué y cuál es su verdadero ahorro energético? Te lo contamos a continuación.

Ahorro con la etiqueta de clasificación energética

La clase energética se define por colores y letras que deberán ser visibles por ley a través de adhesivos identificativos en el comercio. La clasificación roja es la G, considerada la peor clasificación energética, mientras que la verde corresponde con la A, la mejor clasificación energética.

A su vez, dentro de la clasificación A, podemos encontrar electrodomésticos con etiqueta energética A+, A++ y A+++. Los electrodomésticos con etiqueta energética A+++ son los de mayor eficiencia, para ahorrar energía y cuidar el medio ambiente. Este tipo de etiquetado asegura al 100% el menor consumo de electricidad, es lo que se conoce como el mínimo consumo asegurado, suponen el mayor ahorro energético y son los más sostenibles y ecológicos con el medio ambiente.

Hasta un 70% de ahorro en tu factura

A la hora de comprar un electrodoméstico hay que tener en cuenta la clasificación energética. Aunque las clasificadas con la etiqueta A son algo más caras, el ahorro económico a final del año lo va a compensar. La diferencia entre elegir un electrodoméstico de clase A, especialmente A+++, con otro de menor eficiencia, puede llegar a suponer un ahorro real del 30 al 70% en tu factura a final de cada mes.

Recomendaciones para un mayor ahorro

Los tipos de electrodomésticos que tienen establecido el etiquetado energético son frigoríficos, congeladores, lavadoras, lavavajillas, secadoras, hornos eléctricos y aires acondicionados. La nevera es el electrodoméstico que más energía consume en nuestro hogar, casi el 40% del total. Además de su etiquetado de clase A, una buena limpieza de la nevera tanto en la parte de atrás como en su interior, mantener la nevera y congelador bien lleno de alimentos y evitar mantener las puertas abiertas mucho tiempo, son algunas de las recomendaciones básicas para un mayor ahorro energético.

La mayor parte de la energía que consume la lavadora y también el lavavajillas, se utiliza para calentar el agua del lavado. Elige siempre programas cortos o programas de lavado en agua fría. Esto te ayudará a reducir hasta un 25% en energía consumida.

Los aparatos de aire acondicionado y calefacción son otro de los electrodomésticos que deben tener visible la etiqueta energética. Elegir un aparato eficiente es fundamental para el ahorro futuro, pero también es necesario mantener unos cuidados y recomendaciones básicos. Además de la limpieza anual de filtros, la temperatura media del aire acondicionado debe mantenerse siempre entre los 25 y 26º C. Esta temperatura es más que suficiente para sentirte cómodo en el interior de una vivienda y que el gasto de la factura no suba descontroladamente. Ten en cuenta que por cada grado de más que pongas en tu aire acondicionado, el consumo asciende un 8%.

Seguro que después de leer este post, vas a tener en cuenta las etiquetas energéticas de todos los aparatos electrónicos que compres. Al igual que buscas la sostenibilidad y la eficiencia energética con nuestros Volkswagen eléctricos e híbridos, también es importante buscarlo en los electrodomésticos de tu hogar. ¡Apúntate al ahorro sostenible!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioComentar