El Feng Shui es una disciplina de más de 4.000 años, creada y estudiada por la cultura china para aprender a canalizar las energías que se forman entre la tierra y el cielo. Este arte milenario busca mejorar el medio ambiente, con una arquitectura y diseño eficiente con el fin de que el ser humano viva en armonía, sin verse afectado por el desequilibrio ambiental o por la rutina diaria. A continuación, os contamos cuáles son las técnicas y consejos de este arte chino para el buen descanso y ambiente de tu hogar.

De acuerdo al Feng Shui el dormitorio es el espacio del hogar donde retirarse para lograr el descanso físico y mental por lo que, además de la meditación y la práctica espiritual, se puede conseguir a través de la orientación de la cama y de los elementos decorativos que se dispongan en ella. A continuación, os contamos cuáles son las técnicas y consejos de este arte chino para el buen descanso y ambiente de tu hogar.

La orientación norte y sur de tu cama

Para conseguir el buen descanso, el Feng Shui defiende el método de la orientación norte en base al comportamiento animal, es decir, cabeza mirando hacía el norte y pies al sur. Esta creencia se rige desde la antigüedad por el propio comportamiento de los animales que viven en libertad, los cuales duermen con la mirada puesta hacia el norte, dando siempre la espalda al sur. Los estudios e investigaciones de este arte milenario han llevado a defender esta teoría desde un punto de vista de la astronomía. Los verdaderos motivos que hay detrás del descanso con orientación norte y sur se deben a los campos magnéticos de la Tierra, ya que esta actúa como un imán entre sus dos polos, norte y sur, creándose un campo magnético entre ambos.

Según el Feng Shui, la puerta y la ventana son los dos lugares a tener en cuenta para la posición de nuestra cama para mantener la fluidez y la armonía. La cama siempre debemos colocarla de frente a la puerta y a la ventana para que nuestro cuerpo se mantenga tranquilo y descansemos correctamente. Desde la cama debemos tener una visión amplia hacia la puerta y la ventana sin necesidad de girarnos.

Otro de los criterios fundamentales del Feng Shui es el espacio libre que se cree por los dos lados de acceso de la cama. Es importante no pegar la cama a la pared por ningún lado, dejando un pequeño pasillo por cada lado. Si por espacio es imposible, intenta al menos alejarla de la pared un metro.

Una decoración armónica

Tanto para el dormitorio como para el resto del hogar, es importante colocar una decoración que conjugue los 5 elementos básicos de este milenario arte: la madera, la tierra, el metal, el fuego y el agua. El mobiliario, a base de madera y objetos reutilizados, plantas y velas son especialmente importantes para la decoración de nuestro hogar y crear esa armonía tan necesaria. Si necesitas ideas sobre este tipo de decoración entra aquí.

Los tejidos y los colores de sofás, camas o cortinas deben ser tonos claros y pasteles, y siempre es mejor los tejidos naturales que los sintéticos. Unas cortinas gruesas o tapa luces en la ventana que “frenen” el flujo energético. Encima de la cama o del sillón del salón donde también solemos descansar y relajarnos no debe de haber ventana y tampoco ningún tipo de mobiliario pesado como estanterías, cuadros, espejos o lámparas.

Son muchas las creencias y culturas como la del Feng Shui que, alejándose de la vida frenética, buscan recuperar el equilibrio emocional y la armonía para ser más felices, descansar y mejorar nuestra vida y nuestra salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioComentar