Cada día son más los consumidores que se preocupan no solo de alimentarse bien sino de hacerlo de forma responsable, por su salud y en pro del medio ambiente. Es por ello que los productos ecológicos tienen actualmente una mayor presencia en nuestra vida diaria y en los mercados, con la ventaja de que nos garantizan la máxima calidad de vida, el mejor sabor de los alimentos y una producción respetuosa y eficiente con el medio ambiente. Os contamos a continuación algunos consejos para hacer una compra ecológica.

¿Cómo identificar un producto ecológico en el mercado?

Cualquier mercado puede vender productos ecológicos siempre que lleve la identificación correspondiente de la Unión Europea. Estos productos pueden ser, desde alimentos frescos y de temporada como frutas, hortalizas, verduras, carnes y pescados, hasta otros alimentos esenciales como cereales, huevos o leche, entre otros.

Desde hace años, los productos ecológicos europeos van identificados con la etiqueta conocida como la Eurohoja, un logotipo que para su fácil identificación se compone de una hoja blanca rodeada de 12 estrellas blancas sobre un fondo verde. Este distintivo certifica que los productos que la llevan proceden de una agricultura y ganadería ecológicas de la Unión Europea, y que el 95% de sus ingredientes tienen este carácter ecológico, garantizando de esta manera un mercado más respetuoso con el medio ambiente y mejorando la calidad de vida del propio consumidor. Recuerda que además de esta etiqueta, los productos ecológicos también pueden ir acompañados de otros distintivos o certificados de calidad y ecología propios de cada región o país europeo de donde procedan.

Evita los alimentos procesados o envasados

Una de las formas de asegurarnos de que los alimentos que compramos son ecológicos, además de su etiquetado, es hacer la compra de productos frescos y de temporada. Además de ser más frescos, sabrosos y duraderos, es una forma perfecta de ahorrar dinero y fomentar los mercados y productores locales. Algunos productos como la fruta o las verduras no necesitan estar en bandejas o una cubierta protectora de plástico para su conservación. Este empaquetado extra se convierte en residuo que puede evitarse con productos que no lo lleven. La mejor opción es comprar la fruta y verdura a granel y elegir solo lo que se precisa. Con ello evitaremos también el derroche de alimentos.

¡No pidas bolsas de plástico!

Aunque los supermercados ya apuestan por cobrar las bolsas de plástico para evitar su uso indiscriminado, son los propios consumidores los que debemos apostar por el uso de bolsas reutilizables o el tradicional carro de la compra. Las bolsas de plástico de un solo uso son las causantes de enormes efectos negativos en el medio ambiente, en especial en el mundo marino. Usa bolsas reutilizables o el carro para compras mayores.

Como ves, con pequeños gestos en nuestra compra del día a día podemos cambiar y mejorar nuestro entorno. Hacer la compra de forma ecológica con estas pautas sostenibles que os hemos ofrecido van a ayudar a reducir enormemente el impacto en el medio ambiente, además de mejorar nuestra economía y nuestra salud. ¿Y tú, sigues estas pautas? ¿Cuál más sueles hacer?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioComentar