Ir de vacaciones o hacer senderismo en alguna de las zonas naturales de nuestro planeta es un placer y un destino natural perfecto para nuestra salud y para conocer de primera mano la naturaleza que nos rodea. Sin embargo, cuando el ser humano se introduce en este entorno debe seguir una serie de pautas para evitar alterar el ecosistema. A continuación, te damos algunos consejos para conservar las zonas naturales y no dejar tu rastro de ellas.

 

Hombre caminando en el padro

 

Visita la zona sin dejar huella

 

Cuando visitamos zonas naturales debemos tomar una serie de medidas para evitar riesgos de alteraciones en el ecosistema. La prevención es fundamental, y es por ello que la excursión o la ruta de senderismo que realicemos debemos tomar una serie de cuidados muy importantes:

 

Acampa o cocina solo en lugares especialmente autorizados y señalizados para tal efecto. Hacerlo fuera de estos límites no solo puede suponer una infracción, sino que también puede poner en riesgo la flora y la fauna del lugar, la aparición de incendios o contaminación del espacio. Si eres extranjero, infórmate bien, una sanción legal por mala actuación puede conllevar a la expulsión del país. Cumple con los horarios de cierre de los senderos, regístrate y respeta las normativas de los parques o zonas naturales. Si ves que alguien incumple las normativas o su actuación supone algún riesgo alerta o denuncia a los responsables o autoridades.

 

Mucha precaución con el fuego

 

Una colilla mal apagada, arrojar cristales al campo o una barbacoa pueden llegar a provocar grandes desastres en las zonas naturales como los incendios forestales. Se recomienda siempre no fumar en parques naturales o zonas cercanas a ellas. Además, hacer fuegos o barbacoas solo podrán realizarse en los espacios habilitados para ello y hacer caso a las indicaciones. En épocas de riesgo de incendio, sobre todo en la época veraniega, se prohíbe hacer fuego incluso en estos lugares habilitados.

 

No alteres el entorno de las especies

 

Los ecosistemas y las especies que habitan en ellos viven en un delicado equilibrio que puede romperse por cualquier pequeña alteración humana, sobre todo en el caso de las especies amenazadas. Durante el senderismo no toques los nidos de las aves, no ofrezcas ningún tipo de comida a los animales, no grites ni introduzcas en estas zonas equipos musicales o vehículos que dañen la salud de los animales que vivan en el lugar.

 

En otras ocasiones, por desconocimiento o descuido se ha introducido alguna especie animal o vegetal en un entorno distinto al suyo original, ello puede causarle graves daños a la especie y al nuevo entorno. Recuerda que nunca hay que trasladar una especie de un lugar a otro distinto.

 

No olvides el reciclaje

 

Si vas a pasar todo el día en plena naturaleza, una mochila será el compañero perfecto. Lleva la comida en envases específicos reutilizables, nunca de usar y tirar ni con un empaquetado excesivo, y la bebida en termos o bidones de aluminio. Las botellas o las bolsas de plástico tienen un gran impacto ambiental si se abandonan en la naturaleza y, por ello, hay que evitarlos. Incluso si en las zonas de acampada existen contenedores para la basura, siempre es mejor llevarte todo de vuelta o asegurarte que cuando arrojes la basura esta queda envuelta y no hay peligro de que el viento o las condiciones climatológicas puedan caerse o desplazarse hacia la naturaleza. Evita siempre el vidrio, pues aunque se pueda reciclar, corremos el riesgo de que se convierta en un elemento cortante o aumentar la probabilidad de un incendio.

 

Existen multitud de asociaciones ecologistas e instituciones que se preocupan de la limpieza y protección del medio ambiente, aun así recuerda ser tú mismo consciente de la importancia de conservar y recuperar los espacios naturales y seguir estos importantes consejos para conservar las zonas naturales que visitamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioComentar