¿Sabías que durante la ITV se revisa hasta una decena de apartados de cada automóvil? Aunque pueda parecerlo, estas revisiones técnicas, no se hacen de forma aleatoria ya que los inspectores siguen a rajatabla el Manual de Procedimiento de Inspección de las estaciones ITV. Una inspección a la que muchos temen para conocer el estado de su coche. Para evitar sofocos de última hora, te contamos algunas de las comprobaciones que debemos seguir para asegurarnos que nuestro vehículo pasa la ITV.

 

Rueda de coche

¿Cada cuánto tiempo debemos pasar la ITV?

Cuando nuestro coche cumple 4 años debemos pasar la primera Inspección Técnica del Vehículo (ITV) y a partir de entonces y según la edad del mismo será cada dos años o anualmente. Con esta inspección técnica, los inspectores revisarán hasta diez apartados del coche: datos identificativos del vehículo, el exterior (retrovisores, las lunas…), elementos del interior (funcionamiento correcto de cinturones, puertas, ventanillas,…), luces, frenos, emisiones contaminantes, dirección, neumáticos y suspensión, motor y transmisión y otros, donde verifican aspectos como posibles reformas no homologadas en el vehículo.

 

El informe final de los inspectores

Una vez analizado el vehículo, el inspector de la ITV tendrá que elaborar un informe donde dará por apto la revisión del vehículo y cuándo tendrá que pasar la próxima ITV, o en su defecto detallando los fallos encontrados, así como su clasificación, que pueden ser leves, graves o muy graves.

 

Con fallos leves, el inspector aconsejará al conductor y propietario del vehículo cómo poner solución, pero el vehículo pasará la inspección y podrá circular. Sin embargo, si los fallos del coche son graves o muy graves, no habrá superado la ITV y el propietario del mismo tendrá un plazo máximo de 2 meses para arreglarlos y volver a pasar la inspección.

 

Consejos para pasar con éxito la ITV

Muchas personas llevan su vehículo a un taller de confianza para que revise el estado de su coche antes de pasar la ITV. Sin embargo, hoy queremos daros algunos consejos para que podáis hacer dichas comprobaciones por vosotros mismos.

 

– La limpieza del coche. Puede resultar una tontería, pero llevar el coche limpio tanto por fuera como por dentro va a dar mejor impresión a los inspectores que determinarán si pasa la ITV. No es un factor determinante, pero facilita la inspección enormemente.

 

– Revisa las lunas y el limpia parabrisas. Es un fallo clásico, en el que muchos conductores no caen. Un pequeño impacto en las lunas, origina una grieta en el cristal que afecta al campo de visión del conductor. Es un error que puede ser considerado como fallo grave. En cuanto a los limpiaparabrisas, asegúrate de que están en buen estado y que llevas líquido en el depósito. De no ser así, se podría considerar fallo grave y, por tanto, la suspensión en la ITV.

 

– Mucho cuidado con las luces. Es uno de los grandes errores de los vehículos. Revísalo antes para ponerle solución.

 

– La sujeción y estado de las matrículas. Comprueba que las matrículas están bien sujetas, no tienen números borrosos y no están dobladas.

 

– Los retrovisores. Deben estar bien sujetos y en buen estado. Son considerados uno de los elementos esenciales para la seguridad del vehículo. No pasarás la ITV si no están bien sujetos o están rotos.

 

– La profundidad del dibujo de las ruedas nunca debe ser inferior a 1,6 mm. Son uno de los elementos fundamentales a la hora de mantener la estabilidad y el control de vehículo. Además, las ruedas deben aparecer como homologadas en la ficha técnica del vehículo.

 

Para muchos conductores, pasar la ITV supone una gran preocupación, sobre todo por el desconocimiento que se tiene sobre el funcionamiento de esta revisión periódica. A partir de hoy, no temas más a la ITV. Con estos sencillos consejos que te hemos dado sobre la ITV y qué comprobaciones hacer previamente, la superarás con éxito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioComentar