El colegio de San Patricio de Madrid se ha propuesto un reto, la transformación del SEAT 600 gasolina en SEAT 600 eléctrico, uno de los coches más emblemáticos y queridos en España.  

 

12 estudiantes de Bachillerato y de la asignatura Tecnología Industrial han convertido un SEAT 600 de gasolina en un eléctrico con 150 horas de trabajo y tan solo 10 piezas nuevas.

Los principales desafíos del reto han sido el abastecimiento de piezas y la unión de la caja de cambios con el motor. Los alumnos han tenido que crear todas las piezas de acople del motor desde cero para poder construir el nuevo propulsor eléctrico del SEAT 600 eléctrico. Además, el transformado SEAT 600 eléctrico incorpora una pantalla táctil y control de luces automático. 

Según el profesor, el SEAT 600 era perfecto para el experimento, ya que necesita menos batería y un motor más pequeño. Sin embargo, los estudiantes de San Patricio tuvieron momentos de mucha presión. Los alumnos han afirmado: “Cuando teníamos que entregar el coche, empezó a salir humo.  Pensamos que ya estaba todo perdido. Por suerte, decidimos no tirar la toalla. En ese momento revisamos las conexiones, vimos lo que estaba mal y sustituimos el fusible que se había quemado”, ha afirmado el profesor.

 

Sin duda, con mucho esfuerzo y dedicación han creado el SEAT 600 de los sueños de cualquier amante de los coches clásicos. Y, gracias a la reutilización, la reparación y el reciclaje de piezas y materiales, el proyecto es un ejemplo de economía circular.